Ford desarrolló muchas líneas extrañas de diseño, como el techo trasero en Z (en la La Galaxie de 1957). Sus prototipos eran cada vez más atrevidos y llegó a proponer un automóvil de propulsión nuclear llamado Nucleon en 1958, un automóvil de dos ruedas controlado por...